Ventajas: Administración y desempleados

La colaboración público-privada en materia de empleo construye mercados de trabajo más eficientes

La colaboración público privada es de interés general: Todas las instituciones del mercado de trabajo deberían colaborar, ya que no pueden afrontar en solitario los enormes retos que afrontan los mercados laborales en la actualidad.

La colaboración entre los servicios públicos y privados de empleo facilita la creación de mercados laborales más eficaces y funcionales

  • Transparencia del mercado de trabajo: El sector de las ETT y agencias de colocación con ánimo de lucro tiene una larga experiencia identificando las tendencias del mercado laboral y las necesidades de empresas y trabajadores. Como intermediarios laborales que contribuyen a la transparencia, los servicios privados de empleo ayudan a reducir las dos dimensiones del desempleo: el desempleo estructural, a través de la creación de nuevos empleos y conocimientos; y el desempleo de fricción, asegurando un ajuste mejor y más rápido entre la oferta y demanda en los mercados de trabajo. El sector es un motor de creación de empleo y aumenta el abanico de oportunidades laborales disponibles.
  • Casamiento eficaz de oferta y demanda de empleo: El sector de los servicios privados de empleo tiene un conocimiento muy amplio de las características del mercado laboral a nivel local y sobre sus necesidades, al tiempo que ha desarrollado herramientas específicas de análisis y evaluación de las competencias de los trabajadores, y de aquellas que necesitan las empresas. Las ETT y agencias de colocación, contribuyen al ajuste entre la oferta y la demanda para cada puesto concreto, tanto a nivel nacional como internacional, paliando el emergente desajuste entre el talento y la demanda y entre las distintas áreas geográficas y sectores.
  • Promover las transiciones del mercado laboral: Del desempleo al empleo y de un empleo a otro: Los servicios privados de empleo actúan como agentes eficaces en las transiciones hacia el empleo y desde un empleo a otro, lo que aumenta la movilidad laboral. Proveen servicios de outplacement y facilitan el acceso a la formación de sus empleados, aumentando las probabilidades de éstos para mantener sus empleos o encontrar un empleo con mayor facilidad. Se estima que cada año, unos 12 millones de trabajadores europeos utilizan los servicios privados de empleo para acceder al mercado de trabajo, para cambiar de empleo o para progresar en su vida laboral. Además, el papel de pasarela hacia el empleo de las ETT es evidente:
    • En España, aproximadamente el 30% de las personas que acceden a un puesto de trabajo a través de ETT, acaba quedándose de forma estable en la empresa usuaria
    • En Sudáfrica sólo el 15% de las personas que acudió a una agencia privada tenía un empleo. Un año después de haber acudido a la agencia el 61% estaba trabajando. En Francia estos porcentajes pasaron del 11% hasta el 66%. En Noruega, del total de personas que acudieron a una agencia tan sólo tenía empleo el 16%. Sin embargo, un año después el 65% disponía de un trabajo. Por su parte, en Suecia estas cifras van desde el 34% hasta el 85% gracias a las agencias privadas de empleo.
    • Los servicios privados de empleo ayudan a los jóvenes a acceder al mercado laboral y a permanecer en él: El 35% de los trabajadores de agencia en Europa tienen menos de 25 años de edad. El trabajo por agencia a menudo representa su primera oportunidad de adquirir una experiencia laboral.
  • Activar las políticas del mercado de trabajo: El trabajo a través de agencia actúa como un puente o pasarela hacia el empleo. No en vano, esta labor contribuye a aumentar la participación activa del mercado de trabajo y a la lucha contra la discriminación en el ámbito laboral.