Comunicación

Notas de prensa y comunicados

Una fuente de oportunidades: adaptar el empleo a trabajadores y empresas

12 Agosto, 2016

La parcialidad es una forma de flexibilidad laboral que favorece la incorporación de trabajadores al mercado laboral, permitiéndoles compatibilizar su vida profesional con la personal. La tasa de parcialidad se sitúa en el 2T16 en el 15,3% respecto al total de ocupados y de ellos, el 39.5% lo hace de manera voluntaria (1,1 millones de trabajadores). Esto significa que el 6.1% del total de ocupados desea y ocupa un […]

UNA FUENTE DE OPORTUNIDADES: adaptar el empleo a trabajadores y empresas

– La parcialidad voluntaria es una herramienta de flexibilidad que ayuda a cubrir las necesidades del mercado laboral-

  • El 6,1% del total de ocupados en España son trabajadores a tiempo parcial con carácter voluntario (1,1 millones de trabajadores).
  • El 39,5% de los trabajadores a tiempo parcial, desean este tipo de contrato.
  • Los países de la UE con mayores tasas de parcialidad, ostentan tasas de paro más bajas y son también los más productivos.
  • La temporalidad ha demostrado ser una herramienta útil para impulsar la parcialidad voluntaria.
  • Hay más trabajadores satisfechos con las características de su empleo entre quienes tienen un contrato temporal a tiempo parcial (7,4%), que entre aquellos que cuentan con un contrato indefinido (5,7%).
  • Contar con trabajadores satisfechos con su puesto supone una mayor productividad para la empresa y evita la fuga de talentos.
  • Todos los sectores económicos necesitarían aumentar la proporción de trabajadores que, voluntariamente, posean un contrato a tiempo parcial (estamos muy por debajo de la media europea).
  • El perfil más común es una mujer joven que ocupa un puesto de carácter básico.
  • País Vasco, La Rioja y la Comunidad Valenciana, son las CCAA con mayores tasas de parcialidad voluntaria del país.

Más de un millón de personas trabaja voluntariamente a tiempo parcial en España

La parcialidad es una forma de flexibilidad laboral que favorece la incorporación de trabajadores al mercado laboral, permitiéndoles compatibilizar su vida profesional con la personal. La tasa de parcialidad se sitúa en el 2T16 en el 15,3% respecto al total de ocupados y de ellos, el 39.5% lo hace de manera voluntaria (1,1 millones de trabajadores). Esto significa que el 6.1% del total de ocupados desea y ocupa un empleo parcial.
A priori, trabajar a tiempo completo otorga una renta mayor, sin embargo, la parcialidad también puede cumplir con este propósito si se trata de compatibilizar dos empleos por cuenta ajena o de compaginarlo con ser autónomo o “freelance”. La clave está en la voluntariedad, que va a depender de las características y condiciones personales de cada trabajador. Precisamente, los países europeos con mayores tasas de parcialidad, ostentan tasas de paro más bajas y son también los más productivos.

¿Cómo ayuda la temporalidad para cubrir necesidades de empleos parciales a empresas y trabajadores?

La temporalidad ha demostrado ser una herramienta útil para impulsar la parcialidad voluntaria. Los datos ponen de manifiesto que hay más trabajadores satisfechos con las características de su empleo entre quienes tienen un contrato temporal a tiempo parcial, que entre aquellos que cuentan con un contrato indefinido. En el 2T16, los primeros aumentaron hasta representa1r el 7.4% del total de asalariados con contrato temporal, mientras que los segundos tienen prácticamente la misma representación ahora que hace seis años (alrededor del 5.7% del total de asalariados con contrato indefinido).

Contar con trabajadores satisfechos con su puesto supone una mayor productividad para la empresa y a su vez, evita la temida fuga de talentos, de esos empleados que ya han sido formados para trabajar en ella.

¿En qué sector está más extendida la parcialidad voluntaria?

En España, la parcialidad voluntaria tiene mayor representación en el sector servicios que en el resto. Por el contrario, el sector en el que menos peso tiene es y ha sido habitualmente, la industria, especialmente la extractiva.

Todos los sectores económicos necesitarían aumentar la proporción de trabajadores que, voluntariamente, posean un contrato a tiempo parcial, ya que estamos aún muy lejos de la media de la UE-28, como se puede observar en el gráfico.

¿Cuál es el perfil más frecuente entre los que desempeñan trabajos a tiempo parcial, de manera voluntaria, en España?

Los jóvenes y las mujeres son los que optan por este tipo de jornada con mayor frecuencia (18.7% y 10.3% respectivamente en el 2T16). En el primer caso, el motivo es que les permite compaginar el trabajo con su formación y, en el segundo caso, porque el cuidado de familiares sigue siendo a día de hoy, una tarea que se atribuye al género femenino, haciendo que ellas se vean, en ocasiones, obligadas a encontrar un trabajo a tiempo parcial que les permita compatibilizar lo personal con lo profesional.

También hay que considerar el grado de ocupación. La parcialidad voluntaria se asocia a tareas básicas (servicios de restauración, comercio, operadores de maquinaria, ocupaciones elementales, etc.). Sin embargo, los trabajadores que ocupan puestos de carácter avanzado, están optando, cada vez más, por esta fórmula de flexibilidad laboral, de modo que en el 2T16 el 5.4% de la parcialidad en este tipo de puestos, es voluntaria; frente al 4.5% de 2011.

Dicho esto, podemos afirmar que el perfil más común es una mujer joven que ocupa un puesto de carácter básico.

Las CCAA con mayor proporción de trabajadores a tiempo parcial voluntario, tienen tasas de paro menores y son más productivas

País Vasco, La Rioja y la Comunidad Valenciana, son las CCAA con mayores tasas de parcialidad voluntaria del país (en todas supera el 8% del total de ocupados a tiempo parcial en el 2T16). El País Vasco, además, cuenta con la tasa de paro más baja de España y con la productividad laboral más alta (12,5% y 39,1 euros/hora trabajada respectivamente).

Si nos fijamos en el tejido empresarial que da cabida a este tipo de trabajadores, varía según las zonas. Entre los casos destacados, por ejemplo, en el País Vasco predominan los ocupados parciales voluntarios en el sector industrial, mientras que en la Comunidad Valenciana son más representativos en el sector servicios (un comportamiento que tiene que ver con la estructura productiva de cada zona).

La valoración de ASEMPLEO:

“La recuperación paulatina del mercado de trabajo está permitiendo ver, con mayor claridad, cómo la nueva organización del empleo se adapta a las necesidades de empresas y de personas.  Va cobrando consistencia el número de personas que eligen trabajo a tiempo parcial a través de jornadas inferiores a la normal o bien realizando ésta determinados días a la semana, opción que permite acceder al mercado de trabajo a quienes no disponen de una jornada completa que dedicar y posibilita organizar, en cada momento de la vida, una conciliación entre trabajo y familia que, de otra forma, resultaría imposible, sin renunciar a la promoción profesional. Si a esto unimos las oportunidades  que aporta su gestión profesional a través de una Empresa de Trabajo Temporal y las garantías que ofrece, como la equiparación salarial y la mejora constante de la empleabilidad, podemos concluir que no estamos ante un mal necesario sino, al contrario, ante una fuente de oportunidades”.

Andreu Cruañas

Presidente de Asempleo

 

Más información
© 2016 Asempleo