Comunicación

Notas de prensa y comunicados

Sobrecualificación: característica principal del empleo creado durante la recuperación

22 febrero, 2017

Las cifras que hemos observado de sobrecualificación son tremendas y la alarma se enciende al estudiar al colectivo de menores de 25 años. Tenemos a la generación de jóvenes más preparados de la historia y el mercado laboral no puede desperdiciar este valioso recurso que estamos dejando escapar, como explican la fuga de talento y el efecto desánimo reflejado en la última Encuesta de Población Activa. Si a esto añadimos […]

SOBRECUALIFICACIÓN: CARACTERÍSTICA PRINCIPAL DEL EMPLEO CREADO DURANTE LA RECUPERACIÓN

– El empleo temporal ha logrado una mayor proporción de empleo cualificado que el indefinido –

  • La sobrecualificación ha crecido en más de un 12% desde 2013, mientras que el empleo cualificado lo ha hecho en un escaso 5%

  • El perfil cualificado corresponde a un hombre, mayor de 55 años, con un contrato temporal en los sectores construcción y servicios profesionales

  • Las mujeres y los menores de 25 años han sido los más sobrecualificados a cierre de 2016

  • El 68% de los jóvenes estaba sobrecualificado para su puesto en el 4T16

  • El empleo temporal ha conseguido un mejor ajuste entre la formación de los trabajadores y los puestos en los que se han empleado, generando una mayor proporción de empleo cualificado

  • La Comunidad de Madrid presenta una menor proporción de sobrecualificados sobre el total de empleados, que el resto

  • Por sectores, ha habido más ajuste en el empleo creado por construcción y transportes. La mayor sobrecualificación se ha dado en comercio y hostelería

  • Mejorar la empleabilidad de los trabajadores y la calidad de los puestos, es una asignatura pendiente de las políticas activas de empleo

 

Sobrecualificación: característica principal del empleo creado durante la recuperación

En los tres últimos años el número de ocupados ha aumentado en 1,4 millones de personas (8%), pero el debate se centra en la calidad de este empleo.

Desde 2013, los sobrecualificados han crecido en más de un 12% (suponen el 53,3% del total de ocupados), los cualificados han incrementado su volumen solo en un 5% (representan el 43,2%) y los infracualificados se han reducido en más del 13% (suponen el 3,6%).

En el inicio de la recuperación, todo el empleo creado fue sobrecualificado. Durante la consolidación, la tendencia cambió y comenzó a crearse un empleo más ajustado a la formación de los nuevos ocupados. Sin embargo, en los dos últimos trimestres, está revertiendo de nuevo la tendencia y volvemos a ver más sobrecualificación en los puestos creados.

¿Cuáles son los perfiles más y menos sobrecualificados en nuestro mercado laboral?

Los hombres han encontrado un empleo más ajustado a su formación que las mujeres –colectivo en el que ha predominado la sobrecualificación-.

Por edades, los mayores de 55 años son los que más empleo cualificado han encontrado (aunque presentan también una elevada tasa de empleo sobrecualificado). En el extremo opuesto se sitúan los menores de 25 años (el 68% de los jóvenes ocupados estaba sobrecualificado al cierre de 2016), que además presentan la tasa de paro más elevada de todos los colectivos.

Atendiendo a las características del empleo creado, observamos que el empleo temporal no sólo ha tenido un potencial mayor para la creación de empleo que el indefinido, sino que también ha conseguido un mejor ajuste entre la formación de los trabajadores y los puestos en los que se han empleado, generando una mayor proporción de empleo cualificado.

Analizando la creación de empleo por sectores, en la construcción y en los servicios profesionales, ha sido más ajustada a las habilidades de los trabajadores. El sector del comercio y la hostelería ha creado un gran número de puestos, pero lo ha hecho a base de sobrecualificación, al igual que el sector de la industria manufacturera y transporte, en el que los sobrecualificados tienen un peso elevado (destacar que los cualificados han adquirido más relevancia en los dos últimos trimestres).

  • Perfil con mayor cualificación: hombre mayor de 55 años.
    • Puesto de mayor adecuación: se han encontrado en los sectores de la construcción y de servicios profesionales y se han ocupado mediante un contrato temporal.
  • Perfil más sobrecualificado: mujeres jóvenes menores de 25 años.
    • Puesto con más desajuste: concentrados en los sectores del comercio y la hostelería, la industria manufacturera y el transporte. El tipo de contrato en el que predominan los sobrecualificados, es el indefinido.

La creación de empleo en la Comunidad de Madrid, la más equilibrada

La Comunidad de Madrid presenta una composición del empleo más equilibrada que el resto de autonomías, con una proporción simi-lar entre los puestos creados durante la recuperación, de trabajo sobrecua-lificado y cualificado, además de ser la que presenta una menor proporción de sobrecualificados sobre el total de empleados.

Las mayores proporciones de sobre-cualificados, las encontramos en Bale-ares y en la Comunidad Valenciana.

Destaca el caso de la Región de Murcia, donde el empleo cualificado ha tenido más peso que el sobrecua-lificado, gracias al impulso del sector de la construcción, que ha creado puestos más adecuados.

 

La valoración de ASEMPLEO:

Está claro que en los primeros años de la recuperación, lo más importante era crear empleo y reducir la elevada lista de desempleados. En la actualidad, y aunque este sigue siendo el gran reto de nuestro mercado laboral, el debate se centra en la calidad de los puestos que se crean. Y hablamos de calidad en mayúsculas, un concepto que incluye la adecuación entre el perfil de los trabajadores y los puestos creados por el tejido productivo.

Las cifras que hemos observado de sobrecualificación son tremendas y la alarma se enciende al estudiar al colectivo de menores de 25 años. Tenemos a la generación de jóvenes más preparados de la historia y el mercado laboral no puede desperdiciar este valioso recurso que estamos dejando escapar, como explican la fuga de talento y el efecto desánimo reflejado en la última Encuesta de Población Activa. Si a esto añadimos el hecho de que la tasa de paro estructural se encuentre en el 18%, la situación se vuelve aún más preocupante.

Es necesario activar soluciones que faciliten la inclusión laboral más cuantiosa y rápida posible de aquellas personas que estén en condiciones de hacerlo y contar para ello con la implicación y la colaboración entre servicios públicos y privados. Es necesario diseñar medidas que impulsen una creación de empleo que aproveche el capital humano disponible y reviertan esta situación. Las políticas activas de empleo deben orientarse a mejorar la empleabilidad de los trabajadores y la calidad de los puestos creados, algo en lo que las Agencias de Empleo, llevamos trabajando muchos años. Es por esto que reiteramos la necesidad de profesionalizar los servicios de intermediación que, como demuestran múltiples y variadas estadísticas, pueden hacer mucho por erradicar los desequilibrios latentes en el mercado laboral.”

Andreu Cruañas

Presidente de Asempleo

Más información
© 2016 Asempleo