Análisis datos Paro registrado y EPA

Análisis y valoración EPA 4T18

Febrero 2019

2018 CIERRA CON MÁS DE 560.000 EMPLEOS GRACIAS AL EMPUJE DEL SECTOR PÚBLICO EN ESTE TRIMESTRE

  • El cuarto trimestre del año 2018 presenta un aumento de la población activa de 114.900 personas respecto al IIITR18. En concreto, la población activa se sitúa en los 22.868.800 efectivos
  • Igualmente, respecto al mismo trimestre del año anterior se produce un aumento de la población activa del 0,5%. Este descenso interanual de 103 efectivos se debe en un 65% al colectivo masculino que disminuye su cifra en y en un 35% al femenino
  • En este trimestre el número de ocupados asciende en 36.600 (0,19%). Del mismo modo, de manera interanual se han creado 566.200 empleos. En concreto la evolución del empleo ha crecido a un ritmo del 3% de manera interanual
  • La ocupación aumenta este trimestre en 43.400 personas en el sector público y desciende en 6.900 en el privado. En los 12 últimos meses el empleo se ha incrementado en 430.000 personas en el sector privado y en 136.200 en el público
  • En el cuarto trimestre del 2018, el número de parados disminuye en 21.700 efectivos (-0,7%) y el total se cifra en los 3.304.300 de desempleados. Respecto al año pasado la cifra desciende en 462.400 parados menos (-12,3%)
  • Los parados que llevan más de un año buscando empleo suponen un 47% sobre el total de parados. Este colectivo disminuye su cifra respecto al año pasado (-18,3%; -347,5 mil)
  • La tasa de paro disminuye 10 décimas en este trimestre, situándose en el 14,45%
  • El sector público crea empleo asalariado respecto al trimestre precedente, en concreto 43,5 mil empleos. En la actualidad, el sector público cuenta con un total de 3.211.000 asalariados.
  • El sector privado disminuye el número de asalariados en el cuarto trimestre de 2018. Esto se debe únicamente a la destrucción de empleo temporal que en este periodo destruye 111 mil empleos temporales.
  • La tasa de temporalidad del sector privado disminuye en 0,8 p.p. (27%) en este trimestre y la del sector público aumenta en 0,4 p.p. (26,3%). La tasa de temporalidad global se sitúa, por tanto, en el 26,9%

 

La EPA del 4T18 sorprende positivamente, al reflejar un incremento de la ocupación de 36.600 personas y un descenso del paro de 21.700 personas. La tasa de paro cierra el año en el 14,5%, una décima menos que el trimestre anterior (esperábamos que se quedase en el mismo nivel: 14,6%).

En lo que respecta a la ocupación, el comportamiento de este cuarto trimestre contrasta con los descensos observados en el mismo trimestre de los dos últimos años. De hecho, la tasa de crecimiento interanual vuelve a acelerarse y situarse muy próxima del 3%.

El desvío respecto a las previsiones que apuntaban a meno creación de empleo se explica por el crecimiento de la ocupación en el sector público (43.500 ocupados), ya que el sector privado se comporta negativamente (drena casi 7.000 efectivos este trimestre), en línea con lo esperado.

El buen comportamiento del sector público en la parte final del año que ya anticiparon los registros laborales (aunque no con la intensidad que revela la EPA, probablemente, porque esta última incluye al colectivo de funcionarios y los registros laborales no), se concentra en Cataluña (+30.100 ocupados en el trimestre) y Madrid (+19.000 ocupados).

El rearme del sector público en este último trimestre del año, podría asentarse sobre los siguientes elementos:

  • El deterioro previo de los servicios públicos (amortización de plazas de funcionarios, especialmente, en educación, que es la que más aumenta el número de ocupados este 4T, probablemente, con motivo de las plazas consolidadas de interinos que han aprobado las oposiciones este año pasado).
  • La mejora de las cuentas públicas de las administraciones regionales.
  • El aumento del gasto social en presupuestos (en relación al PIB).
  • La cercanía de las diversas ventanas electorales (previstas para el mes de mayo).

 

Dentro del resto de ramas productivas, destaca el comportamiento diferencial en este 4T del transporte y la construcción (el número de ocupados crece en 46.000 y 39.700 personas, respectivamente), aunque en este último caso ya hemos anticipado su mejora progresiva.

La hostelería, como habíamos comentado con anterioridad, destruye algo más de 180.000 efectivos este 4T, casi el doble de lo observado el mismo trimestre del año anterior. Esto responde a un mayor volumen de empleo creado en el momento previo y durante el periodo estival.

 

Atendiendo al resto de características socioeconómicas de los ocupados, destacamos los siguientes aspectos:

  • Disminuye la temporalidad (88.500 ocupados menos que el trimestre anterior), situando la tasa en el 26,8% (medio punto porcentual más bajo que el trimestre anterior), lo que guarda coherencia con la destrucción de empleo en aquellos sectores que más emplean este tipo de contratación.
  • Aumenta la parcialidad (181.000 ocupados más en el trimestre), situando la tasa en el 14,8% (casi un punto porcentual más que el trimestre anterior).
  • Aumenta la ocupación entre los colectivos más desfavorecidos (aquellos que hasta ahora no se habían beneficiado tanto de la creación de empleo y que nutrían el desempleo, incluso, el de larga duración):
    • Las mujeres (45.800 efectivos más este trimestre), mientras que los hombres se han reducido en 9.300 efectivos.
    • Los mayores de 45 años (103.000 nuevos ocupados con respecto al trimestre anterior), mientras que los menores de 25 años se han reducido en 76.700 efectivos.

En lo que respecta a los parados, la reducción de 21.700 personas es superior a lo esperado (1.000 parados), lo que hace que la variación interanual también vuelva a acelerar su caída (12,3%, cuando la tasa se mantenía estancada en los últimos trimestres en el orden del 10%). Con ello, la tasa de paro cierra el año en el 14,45%, una décima menos de lo que estaba previsto (14,6%).

En términos anuales, el crecimiento de la ocupación se ha situado por encima del medio millón de personas (concretamente, 502.900 personas), frente a las 480.000 personas previstas, lo que implica que en términos relativos (2,7%, frente al 2,6% previsto) el avance es similar al observado el año anterior, solo que en esta ocasión, ha venido acompañado por un crecimiento previsto de la actividad económica más moderado (Banco de España lo sitúa en el 2,5% anual, cuando el año anterior la economía española creció un 3,0% anual), lo que supone una reducción de la productividad laboral.

Valoración ASEMPLEO

Una vez arrancado el año y a la espera de conocer el balance del primer mes, la visión del conjunto del ejercicio es más negativa que el balance que nos deja el año 2018. Esperamos que la ralentización económica se note mucho más este año, afectando negativamente al desempeño del mercado laboral.

El mejor comportamiento del empleo público en el 4T18 podría tener continuidad en los próximos meses, pero no esperamos que sea un elemento sobre el que se sustente la creación de empleo en el medio plazo.

En este sentido, la reducción de la productividad laboral observada recientemente, de no revertirse, comprometerá la competitividad de nuestra economía y la sostenibilidad del ritmo de incremento de la ocupación.

Por lo tanto, teniendo en cuenta todo lo anterior, sería recomendable articular cuanto antes medidas que impulsen la creación de empleo, especialmente, entre aquellos colectivos que están cronificando su situación en el desempleo.

El acceso al mercado laboral se está cerrando para muchos colectivos si no ponemos a disposición de ellos mecanismos para facilitarles nuevas pasarelas al empleo. Las Agencias de Empleo y ETT, tanto en España como en Europa, se han establecido como instrumentos eficientes y de calidad para poder crear nuevas pasarelas al empleo para los trabajadores, configurándose como piezas fundamentales para dar solución al desempleo en cada país.

Andreu Cruañas, Presidente de ASEMPLEO

Ver informe en PDF