Análisis datos Paro registrado y EPA

PARO Dic-2017, Un año de nuevos récords

Enero 2018

UN DICIEMBRE CON EL QUE CERRAMOS UN AÑO RÉCORD EN CREACIÓN DE EMPLEO

–  Un año memorable en el que se ha firmado el mayor número de contratos registrado hasta la fecha –

  • La Seguridad Social arroja una creación de empleo de 42.400 cotizantes respecto al mes de noviembre y suma 611.000 afiliados más en el conjunto del año

  • El paro registrado ha disminuido en 61.500 personas y nos lleva a cerrar 2017 con 3.412.781 parados

  • En el mes de diciembre se firmaron652.016 contratos, el 92,1% de ellos, temporales. Con este dato, se habrían firmado más de 21,5 millones de contratos en 2017

  • En términos interanuales los contratos indefinidos aumentan un 13,6%; los temporales lo hacen un 2,7%

  • Un año ejemplar que nos deja un escenario en el que se plantea necesario acometer las reformas pertinentes para garantizar un crecimiento sostenible que mejore la calidad del mercado de trabajo

Análisis

Diciembre suele ser y ha sido también en 2017, un buen mes para el empleo. La extraordinaria campaña de navidad, el adelanto del periodo de rebajas y la llegada de la nieve a las estaciones de esquí, hacía presagiar un buen comportamiento del mes de diciembre, máxime, si se tenía en cuenta también la dinámica recientemente de aceleración observada en la afiliación.

Con un aumento de 42.400 personas en el número de afiliados, respecto al mes anterior, la tasa de variación interanual se desacelera ligeramente hasta el 3,42% desde el 3,58% de noviembre. En términos desestacionalizados, en cambio, supone un aumento de 9.600 afiliados este mes, aunque inferior al registrado en los meses de diciembre de la fase de recuperación (cuando los afiliados aumentaron en promedio en 51.000 en los meses de diciembre de 2014 a 2016).

En cuanto al paro registrado, cae este mes en 61.500 personas. Un dato que, al igual que ocurre en el caso de la afiliación, supone una ligera desaceleración en el ritmo de reducción interanual desde el 8,3% del mes de noviembre hasta el 7,8% este mes. En términos desestacionalizados, en cambio, el paro registrado se reduce en casi 21.000 personas.

Si analizamos los datos por sectores, la rama que más contribuye en términos absolutos al crecimiento en el número de afiliados es el Comercio y Transporte, que suma 32.550 trabajadores, seguido de la Sanidad y Servicios Sociales (+18.975) y de otro tipo de servicios (+42.270). Por el contrario, la rama que más empleos drena este mes es la Construcción, que pierde 16.256 afiliados, seguido por la Hostelería (-14.816) y la Industria (-7.906).

Respecto al mismo mes del año anterior, observamos que los sectores presentan un comportamiento diferencial, para bien en casos como la Construcción (aporta 1.400 afiliados más este mes) y la Educación (una diferencia de +1.377); pero también los hay con un comportamiento peor que el experimentado en 2016, como se ha dado en los casos del Comercio y el Transporte. En este sentido, a pesar de ser la rama de actividad que más afiliados aporta este mes, destaca por hacerlo peor este año respecto al anterior (pasa de aportar 38.736 empleos en el mismo mes de 2016 a 32.550 en 2017). Probablemente, el refuerzo de las plantillas con anterioridad (en noviembre, con motivo de la celebración del “black friday”) ha podido estar detrás del peor comportamiento relativo de este mes. En cualquier caso, son actividades que han mostrado un buen comportamiento durante todo el año y que lo han hecho también en el último mes de 2017.

Con estos datos, el año 2017 cierra con 611.000 afiliados más a la Seguridad Social (un 3,4% interanual), el mayor incremento anual desde el inicio de la fase de recuperación, y 290.000 parados registrados menos (-7,8% interanual) por cuarto año consecutivo.

Si nos fijamos en el número de contratos, en el mes de diciembre se han firmado 1.652.016. Un dato importante y que responde a la necesidad estacional característica de esta época, pero que también supone una desaceleración en el ritmo de crecimiento interanual de la contratación hasta el 3,6% desde el 5,9% del mes anterior. Con este último dato del año, en 2017 se han firmado un total de 21.501.303 contratos, lo que representa un aumento del 7,6% respecto al año anterior y la mayor cifra registrada hasta la fecha.

Sobre la composición de este número de contratos, la proporción de temporales firmados sobre el total de contratos aumenta hasta el 92,1% desde el 90,6% que representaban el mes anterior, algo que confirma el impacto del refuerzo de las plantillas para las campañas de Navidad y de rebajas. No obstante, en términos interanuales los contratos indefinidos aumentan un 13,6% mientras que los temporales lo hacen un 2,7%.

Conclusiones ASEMPLEO

Si bien es cierto que, aunque positivos, los datos que hemos conocido hoy no son tan buenos como los que se registraron en el mismo mes de 2016. Algo que, entendemos, viene derivado de la normalización del ritmo de creación de empleo a la que llevamos aludiendo en los últimos meses.
En general, un mes de diciembre que muestra un buen comportamiento y que cumple con los presagios que teníamos a la vista de la trayectoria del mercado de trabajo a lo largo del año y del buen comportamiento de los indicadores macroeconómicos y de otros factores externos, como son las condiciones climatológicas favorables.

Con este último registro y como anticipábamos ayer, el mercado de trabajo ha cumplido con holgura ese objetivo cuantitativo de crear 500.000 empleos en el año. Sin embargo, para que la creación de empleo sea sostenible y se mantenga en los próximos años, debemos perseverar en las reformas que permitan, por un lado, que las empresas sigan creciendo, también aquellas orientadas a la formación de los trabajadores en aquellas profesiones y habilidades que el mercado va a demandar, y por otro, que refuercen las garantías de esos empleos que se creen, tanto para los propios trabajadores, como para las empresas.

En 2018, se plantea un escenario por tanto, en el que debemos aprovechar la buena marcha del mercado de trabajo e incorporar en él aquellos elementos que permitan una mejora de la calidad en todos los niveles. Por supuesto, en materia de calidad en el empleo, pero también en lo que respecta a las herramientas y formas contractuales que satisfagan las demandas del tejido empresarial, haciendo de nuestro mercado uno más eficiente.

Ver informe en PDF