Comunicación

Notas de prensa y comunicados

Se reduce la probabilidad de conseguir un primer empleo entre los jóvenes

22 abril, 2019

Se reduce la probabilidad de conseguir un primer empleo entre los jóvenes El abandono escolar temprano es una de las causas que explican la existencia del colectivo Ni-Ni, que representa el 12,2% de los menores de 25 años   La probabilidad de encontrar un primer empleo para los menores de 25 años fue del 10,1% […]

Se reduce la probabilidad de conseguir un primer empleo entre los jóvenes

El abandono escolar temprano es una de las causas que explican la existencia del colectivo Ni-Ni, que representa el 12,2% de los menores de 25 años

 

  • La probabilidad de encontrar un primer empleo para los menores de 25 años fue del 10,1%
  • De entre los jóvenes que encuentran su primer empleo, el 90% de ellos lo hizo a través de un contrato temporal
  • El comercio y la hostelería monopolizan las contrataciones de jóvenes sin experiencia laboral, acumulando el 46,4% del total de las contrataciones de 2018
  • El abandono temprano de la escolaridad dificulta de manera notable el futuro laboral de los jóvenes, dado que los empleos de poca cualificación están sujetos a mayor competencia y fuertemente ligados al ciclo económico.
  • La tasa de abandono se situó en el 17,9% en 2018, 14 puntos inferior a la registrada en 2008
  • El colectivo Ni-Ni, formado por los 322.000 parados y los 180.400 inactivos que no estudian, representa el 12,2% de los menores de 25 años
  • A nivel autonómico, se aprecia que el abandono escolar y los jóvenes Ni-Ni van de la mano, tanto en niveles elevados (Extremadura) como en niveles bajos (País Vasco, Cantabria)

 

 Los jóvenes siguen siendo un colectivo vulnerable y es que sólo uno de cada diez jóvenes sin experiencia previa encontró trabajo en 2018

Las estadísticas ponen de manifiesto que para los jóvenes no es nada fácil encontrar un empleo. Si además el trabajo que están buscando es el primero de su vida profesional, la dificultad aumenta exponencialmente. Prueba de ello es que durante el 2T18, la probabilidad de encontrar un primer empleo para los menores de 25 años fue del 10,1%. En otras palabras, solo uno de cada diez jóvenes parados sin experiencia laboral previa encontró un empleo durante ese trimestre.

Cabe destacar, que la probabilidad de encontrar trabajo para los jóvenes sin experiencia ha caído respecto al año anterior (en 2T17 se situaba en el 12,1%) y pone fin a una racha de cinco años consecutivos de incrementos.

 Dónde encuentran trabajo por primera vez los jóvenes:

  1. Tipo de contrato:

De entre los jóvenes que encuentran su primer empleo, el 90% de ellos lo hizo a través de un contrato temporal. Esta modalidad de contrato, por tanto, resulta clave a la hora de facilitar la inserción laboral de los jóvenes sin experiencia previa.

  1. Sector:

El comercio y la hostelería monopolizan las contrataciones de jóvenes sin experiencia laboral, acumulando el 46,4% del total de las contrataciones de 2018, es decir, el primer empleo para uno de cada dos jóvenes españoles es en estos sectores económicos.

  1. Formación

Un elemento crucial relacionado con la empleabilidad de los jóvenes es su nivel formativo, estando la probabilidad de encontrar empleo positivamente correlacionada con el nivel de estudios. El abandono temprano de la escolaridad dificulta de manera notable el futuro laboral de los jóvenes, dado que los empleos de poca cualificación están sujetos a mayor competencia y fuertemente ligados al ciclo económico.

 

Tasa de abandono temprano de estudios y NiNis

La tasa de abandono se situó en el 17,9% en 2018, 14 puntos inferior a la registrada en 2008. Sin embargo, el ritmo de disminución del abandono escolar se ha ralentizado en los últimos años, lo que parece indicar que el nivel actual está próximo al estructural y/o que los jóvenes españoles no consideran que sus estudios puedan mejorar su empleabilidad.

Por otro lado, el abandono escolar temprano es una de las causas que explican la existencia del colectivo Ni-Ni, formado por los 322.000 parados y los 180.400 inactivos que no estudian, lo que representa el 12,2% de los menores de 25 años en el 4T18.

Al igual que ocurre con la tasa de abandono educativo temprano, su ritmo de reducción se ha visto frenado, en parte debido a la caída en la probabilidad de encontrar un primer empleo. Aunque los parados, que tienen un peso mayoritario dentro de los Ni-Ni, se han reducido, gracias a la disminución del desempleo juvenil, no ha ocurrido lo mismo con los inactivos, que han crecido levemente.

 

 

Las regiones del Norte presentan menores tasas de abandono escolar temprano y de incidencia del colectivo Ni-Ni

A nivel autonómico, se aprecia que el abandono escolar y los jóvenes Ni-Ni van de la mano, tanto en niveles elevados (Extremadura) como en niveles bajos (País Vasco, Cantabria). Baleares es la excepción a esta regla: es la CC.AA. que mayor tasa de abandono escolar presenta, con una proporción de Ni-Ni baja. Por otro lado, existe una brecha Norte-Sur en términos de abandono escolar temprano e incidencia de los Ni-Ni que todavía no se ha superado. Todas las comunidades de la mitad norte peninsular cuentan con indicadores por debajo de la media nacional, mientras que aquellas que se sitúan al sur presentan indicadores por encima de la media.

 

Valoración ASEMPLEO

La reducción en la probabilidad de que los jóvenes encuentren su primer empleo tras cinco años de mejoras preocupa enormemente. La dificultad de esta primera inserción en el mundo laboral sigue siendo una rémora para nuestro mercado de trabajo, que se plasma también en la contención de la reducción de la alta tasa de abandono educativo temprano y la persistencia de un elevado grupo de Ni-Ni.

La contratación temporal es una vía eficaz para que los jóvenes salgan de esta situación negativa. Es aquí donde el papel de las ETT es fundamental. La generación de primeras oportunidades laborales es fundamental para resolver un gran desequilibrio que parece tener una patología de carácter estructural cada vez más sólida. La utilización de este tipo de recurso del que dispone el mercado laboral como ocurre en otros países de Europa, podría también facilitar la reducción de la abultada brecha que se observa entre las CC.AA. del norte y las del sur de España, acompañando a una movilidad laboral (baja, de por si, en nuestro país) que debería ser más corriente en esa franja de edad.

Andreu Cruañas, Presidente de ASEMPLEO

Más información >

© 2019 Asempleo